Inicio > Comunicación > Noticias > BDO: NIIF 16, Lo que van a cambiar los arrendamientos
  • HeadBanner cchs comunicación oscuro

BDO: NIIF 16, Lo que van a cambiar los arrendamientos

Información adicional

  • Fecha: Lunes, 10 Septiembre 2018

BDO logo 150dpi RGB 290709

 

"NIIF 16, Lo que van a cambiar los arrendamientos" por Patricia Ruíz

La nueva norma sobre arrendamientos del IASB obliga a las sociedades a incluir la mayoría de los arrendamientos en el balance, por lo que tendrán que reconocer nuevos activos y pasivos. Los arrendamientos ofrecen una fuente importante y flexible de financiación para muchas empresas.

Sin embargo, la norma contable vigente hace que sea difícil para los inversionistas y otros terceros, obtener una imagen precisa de los activos y pasivos de arrendamiento de una empresa, sobre todo para las industrias tales como los sectores de líneas aéreas, comercio al por menor y de transporte. Existía una preocupación por la falta de transparencia de la información que desglosaban las empresas arrendatarias en relación a sus obligaciones por contratos de arrendamiento y por el hecho de que existieran elevados compromisos de pago fuera de balance.

El cambio clave será el incremento de la transparencia y la comparabilidad.

En enero de 2016, el IASB publicó la NIIF 16 Arrendamientos para materializar su anhelado objetivo de que los arrendatarios incluyesen los arrendamientos en el balance. Todas las sociedades que alquilan activos significativos para utilizarlos en su negocio tendrán que reconocer más activos y pasivos. Esto afectará a una gran variedad de sectores, desde compañías aéreas que alquilan aviones hasta el sector minorista que alquila locales como puntos de venta. Los arrendatarios reconocerán ahora la mayoría de los arrendamientos en el balance. Esto podría exigir un esfuerzo sustancial para identificar todos los contratos de arrendamiento y extraer todos los datos de los arrendamientos necesarios a fin de aplicar la norma. Cuanto más amplia sea la cartera de arrendamientos, mayor será el impacto.

La NIIF 16 trata por tanto, la identificación de los contratos de arrendamiento como su tratamiento contable en los estados financieros de arrendatartios y arrendadores.

La nueva norma entra en vigor en enero de 2019. Se permite su adopción anticipada si se adopta también la NIIF 15 Ingresos de contratos con clientes. Antes de dicha fecha, las sociedades tendrán que recopilar datos adicionales significativos sobre sus arrendamientos, y hacer nuevas estimaciones y cálculos. La nueva norma susituirá a la NIC 17 que está actualmente en vigor.

Los cambios más significativos correspnderán en la contabilidad del arrendatario.

  • Eliminación del modelo de contabilidad dual para arrendatarios. Desaparición de la diferenciación entre arrendamiento financiero que sí se registra dentro del balance y arrendamiento operativo para los que no se exige el reconocimiento de las cuotas de arrendamiento futuras.
  • Un único modelo en el que se reconocen todos los alquileres en balance, considerándolas como si fueran compras financiadas, se reconocerá tanto en el activo por el derecho de uso como en el pasivo por el arrendamiento, con excepciones para arrendamientos a corto plazo, es decir, cuando el periodo de arrendamiento, según la nueva norma, es igual o inferior a 12 meses y los arrendamientos de activos de bajo valor, es decir, activos con un valor máximo de 5.000 USD cuando son nuevos, aunque sean materiales de forma agregada.
  • En la cuenta de pérdidas y ganancias se reconocerá la amortización del derecho de uso del activo y el gasto por intereses del pasivo por arrendamiento (gasto financiero).

Al incluir los arrendamientos operativos en el balance, parecerá que las sociedades tienen más activos, pero que están también más fuertemente endeudadas, es más, cambiará la presentación de los gastos en la cuenta de resultados y los flujos de efectivo en el estado de flujos de efectivo principalmente por los pagos en efectivo por el principal del pasivo por el arrendamiento y por los pagos en efectivo por los intereses de pasivo por arrendamiento.

Aparte de los efectos contables, los nuevos requisitos, modifican de una forma significativa los indicadores habituales utilizados por las entidades, inversores y analistas tales como el EBITDA, EBIT y la rotación de activos, convenants, entre otros. Los activos y pasivos adicionales reconocidos y el cambio de la presentación afectarán por tanto, a ratios clave de rendimiento, por ejemplo, ratios sobre activos y ratios de endeudamiento y, por consiguiente, podrían impedir el cumplimiento de las cláusulas de deuda que no se apliquen sobre principios contables congelados o previos, circunstancia que deberá explicarse y que afectará la información histórica disponible en las empresas y en el mercado.

Este nuevo escenario es el que producirá un cambio "significativo" en el balance de las compañías, fundamentalmente entre las especializadas en el alquiler de locales comerciales, alquiler de hoteles, alquiler de aviones o alquiler de terrenos para parques eólicos, que podrían pasar de tener un nivel muy bajo de apalancamiento a un nivel muy alto, por tanto verán un incremento de su apalancamiento.

Las entidades tendrán que tener en cuenta que en este tiempo de transición a la NIIF 16 van a tener que considerar los siguientes impactos:

  • Identificación de todos los contratos de arrendamiento y extracción de datos de los arrendamientos. Los arrendatarios reconocerán ahora la mayoría de los arrendamientos en el balance de situación. Aparecerán nuevos juicios de valor y estimaciones sobre todo en los que afectan a criterios subjetivos que afectan a la identificación, la clasificación y la valoración de transacciones de arrendamiento.
  • Cambios en las principales métricas financieras. Las principales métricas financieras se verán afectadas por el reconocimiento de nuevos activos y pasivos, así como las diferencias en el momento de reconocimiento y en la clasificación del ingreso/gasto por arrendamiento como por ejemplo para contratos como cláusulas covenants en contratos de deuda, contratos de remuneración a la dirección, etc.
  • Volatilidad del balance de situación. La nueva norma introduce volatilidad en los activos y pasivos de los arrendatarios debido a la obligación de reevaluar determinadas estimaciones y juicios de valor clave en cada fecha de presentación.
  • Nuevos sistemas y procesos. Pueden ser necesarios cambios en sistemas y procesos para captar los datos necesarios a fin de cumplir con los nuevos requerimientos, incluida la creación de un inventario de todos los arrendamientos existentes en el momento de transición, como la captura de la información necesaria para cumplir con los desgloses en los estados financieros.

Por todo ello no podemos olvidar la necesaria anticipación y comunicación de los cambios al personal interno de las sociedades (Accionistas, Comités de Auditoría, Consejo de Administración, etc.) como a los externos (analistas, entidades financieras acreedoras, etc.).

BDO logo 150dpi RGB 290709

Modificado por última vez en Miércoles, 12 Septiembre 2018 15:06

Noticias

Prev Next